lunes, 24 de noviembre de 2014

Lluvia


He vuelto al lugar en el que te vi por primera vez. ¿Recuerdas? Era verano. Un mes de julio en el que todo olía a nuevo, a días de playa y a mucha pasión por descubrir. Hoy llueve. El césped apenas se ve y unos enormes charcos se encargan de devolver mi imagen. No soy aquella mujer. Han pasado muchas cosas. Demasiadas. Se ha levantado una ligera brisa y con ella se han desprendido las pocas hojas que quedan en los árboles. También me ha llegado el intenso aroma del mar.

Miro a lo lejos y, aunque sé que no estás, una parte de mi mente juega a hacerme creer que aparecerás en cualquier momento.  Me refugio en el interior de la casa, la misma en la que nos tomamos aquellos gintonics que hicieron posible el inicio de nuestra historia. Procuro entrar en calor mientras sigo mirando a través de la ventana. Ahora huele a canela y limón. ¿Es posible que estés aquí también recordando cómo y cuánto nos quisimos?

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada