lunes, 19 de enero de 2015

El panadero



Bajas a por el pan. La panadera no está pero sí un señor bastante atractivo. Le pides dos barras y le sonríes. El tipo se te queda mirando y te dice:
- Oye tú eres la escritora del libro ese que se está leyendo mi mujer, ¿verdad?
Tú te quedas con cara de no saber qué contestar porque no sabes si el tipo te va a dar las gracias o a soltar cualquier cosa. Al final respiras hondo y le respondes.
- Sí soy yo.
El tipo sale de detrás del mostrador, se te acerca despacio... Tú piensas ¡ay Dios! Entonces el tipo te estampa dos besos en la cara y te abraza tan fuerte que apenas puedes respirar.
- No sabes qué bien nos está sentando tu novela. ¡¡Gracias¡¡¡
Y tú sales de la panadería con dos barras que no te han dejado pagar, colorada como un tomate y con una sonrisa tonta en la cara.

5 comentarios :

  1. Jajaja! Raquel de esas anécdotas tengo yo varias...

    ResponderEliminar
  2. Cuentaaa... cuenta ahora que no nos leen:)))

    ResponderEliminar
  3. Yo sí os leo! jaja
    Qué maravilla, así da gusto salir a comprar el pan!

    ResponderEliminar
  4. Yo si las leo!!!! Aiiisss que bonito!

    ResponderEliminar